La educación es la mejor herramienta para que los jóvenes de hoy en día sepan los efectos del cannabis, tanto los negativos como los positivos

La gran presencia del cannabis en la sociedad actual y el estado de la legislación con respecto a la marihuana llevan a los jóvenes a situarse en una especie de tierra de nadie cuando tienen que formarse una opinión sobre el consumo de cannabis. Lo mismo ocurre con sus padres, que en muchas ocasiones no saben cómo actuar o cómo abordar el asunto cuando descubren a sus hijos fumando marihuana.

Lo más importante es ser honesto, natural y comprensivo, pero sobre todo tener esta charla cuanto antes para que los jóvenes afronten la adolescencia con un conocimiento previo sobre el cannabis. De esta manera no les pillará desprevenidos el momento, si ocurre, de encontrarse en una situación con marihuana de por medio.

Ser previamente conocedor del mundo del cannabis y su industria es un factor añadido para los padres que opten por hablar abiertamente de la marihuana con sus hijos, pero no suele ser lo habitual. En el resto de los casos, la desinformación puede ser el peor error, con lo que será necesario un proceso de documentación para exponer toda la información pertinente y no cometer ningún fallo que lleve a equívoco.

Esto conlleva a hablar de los efectos del consumo de marihuana como sustancia estupefaciente: sus efectos y sus consecuencias. También de los peligros del mercado negro, muy presente en todo el mundo, sobre todo en aquellos países que aún no se han aventurado a legalizar el consumo de marihuana. Los jóvenes son curiosos por naturaleza y, al igual que se inician en el consumo de alcohol y tabaco a una temprana edad, seguramente también lo hagan con la marihuana, sea legal o no.

Orientar el conocimiento del cannabis hacia una perspectiva medicinal parece el mayor de los aciertos. Explicar qué son el THC, el CBD y cuáles son las propiedades de la planta no solo será contar una realidad y una lección valiosa, sino que ayudará a eliminar progresivamente el interés por parte del joven en una sustancia medicinal como otra cualquiera. Mayor ventaja tienen los padres que afronten estas charlas en países con el consumo recreativo legalizado, invitando a sus hijos a que, si así lo desean, prueben la marihuana una vez alcancen la edad legal.

El consumo de cannabis medicinal estará permitido en el Mundial de Rusia
¿Marihuana en el supermercado? Lidl lo ha hecho posible