El CBD ayuda a combatir las náuseas, los dolores y los problemas de sueño, pero apenas hay estudios sobre su conveniencia durante el embarazo

El cannabis se encuentra en una situación de cambio. Aunque el consumo recreativo de marihuana todavía está lejos de ser bien visto y, más aún, ser legalizado, en la mayoría de las sociedades del mundo el uso de cannabis medicinal para combatir diferentes enfermedades y dolencias está cada vez más aceptado; y ya son muchos los países que han legalizado la marihuana para este tipo de uso. Aun así, como se trata de un nuevo paradigma, el número de estudios sobre el cannabis es aún exiguo, y se necesitan investigaciones que garanticen su consumo y su conveniencia dependiendo de cada caso.

A estas alturas, ya son de sobra conocidas las propiedades medicinales del CBD (cannabidiol), segundo principal componente del cannabis después del THC (tetrahidrocannabinol). Esta sustancia se utiliza para estabilizar el sistema endocannabinoide del cuerpo, combatir el estrés, facilitar el sueño, paliar dolores musculares y articulares… y también para sobrellevar los efectos del embarazo. Si bien muchas de las propiedades del CBD parecen indicadas para los clásicos síntomas durante ese período, parece que existen consecuencias desconocidas que invitan a obviar su uso.

En primer lugar, de consumir marihuana para combatir las náuseas, los dolores y los problemas de sueño durante el embarazo, hay que asegurarse de que sea sin THC. Existen en el mercado multitud de derivados del cannabis con CBD concentrado que, en reducidas dosis, podrían ayudar a sobrellevar mejor la crianza de un bebé, pero los pocos estudios llevados a cabo al respecto desaconsejan exponer al feto a nuevas sustancias a la que pueda no estar preparado.

Es posible que en el futuro se constante que consumir CBD durante el embarazo es totalmente seguro y ayuda a paliar los efectos secundarios del mismo, pero por ahora la falta de estudios invita a eludir el consumo de cannabis durante esta fase de la vida. Sin embargo, en casos de embarazos extremadamente complicados, cabe la posibilidad de que los aceites de CBD u otros derivados sean más efectivos y naturales que cualquier otra pastilla. En todo caso, es una decisión totalmente personal.

Sea como fuere, existen una serie de recomendaciones para consumir CBD durante el embarazo. Es crucial asegurarse de que proviene de cultivos orgánicos, sin el uso de pesticidas u otros químicos. También, que el producto ha sido testado por un laboratorio de confianza. Es totalmente desaconsejable el consumo de THC y la vía pulmonar, aunque los vaporizadores no son una mala opción.

Olvida tus problemas de sueño gracias al cannabis medicinal
La industria del cannabis, el sector que más rápido genera empleo en Estados Unidos