El cannabidiol se puede aplicar de forma tópica en todo el cuerpo, incluidos los labios o el pelo

A estas alturas, la mayoría deberíamos saber que el CBD o cannabidiol es el principal responsable de que el cannabis sea un recurso cada vez más demandado en el campo de la medicina y la cosmética. En diferentes artículos hemos destacado su poder como antiinflamatorio, antiepiléptico e incluso su utilidad para paliar problemas de sueño, pero faltaba detallar las múltiples maneras que existen de aplicarlo sobre el cuerpo. Una de las más recurrentes es sin duda es en forma de aceite o pomada, potentes cosméticos que prometen regenerar tu piel y hasta tu pelo.

En primer lugar, el aceite a base de CBD extraído directamente de las semillas de cannabis es un potente agente hidratante para el rostro. Es liviano y no obstruye los poros, con lo que se convierte en un tratamiento excelente para enfermedades cutáneas, incluido el acné.

Los pacientes de dolores crónicos y aquellos que alguna vez hayan tratado lesiones óseas o musculares con aceite de cannabis sabrán de su alto valor como antiinflamatorio. Aplicado directamente sobre la zona afectada con un suave masaje, genera una sensación de calor agradable que ayuda a rebajar la sensación de dolor.

Si bien el uso de aceite de CBD en cara y articulaciones es más popular entre los consumidores de cannabis, puede que su empleo como bálsamo labial y mascarilla para el pelo resulte más sorprendente. En primer lugar, la crema para los labios, combinada con ingredientes de diferentes aromas, relaja e hidrata la piel; mientras que aplicada en el pelo tras una ducha, la pomada con CBD retiene la hidratación del cabello y mantiene su efecto durante todo el día.

De nuevo, el CBD se destapa como un producto revolucionario y polivalente, capaz de actuar en todo el cuerpo y mejorar el bienestar de las personas. Cada vez va cobrando más y más importancia, no ya entre los conocedores del cannabis, sino también entre los no iniciados.

Blimburn Seeds lanza su nueva línea de semillas de cannabis
Licenciado en cannabis, la carrera del futuro