«Mamá Cultiva», las madres que cultivan marihuana para sus hijos

Mamá Cultiva lo conforman un grupo de madres argentinas que luchan por regalarles a sus hijos enfermos un mejor porvenir gracias al cannabis medicinal.

Esta asociación argentina de madres cultiva marihuana para tratar las enfermedades de sus hijos

Desde la Fundación Daya están difundiendo un mensaje que está calando muy hondo dentro de la comunidad cannábica y del mundo de la medicina en general, sobre todo la relacionada con los usos terapéuticos de la marihuana. Con la iniciativa Mamá Cultiva, promueven el autocultivo en familias cuyos hijos sufren enfermedades de las que se ha demostrado se pueden combatir con diferentes derivados del cannabis. Hablan de enfermedades como la epilepsia o el autismo, e informan de sus propias experiencias personales para mostrar su validez y efectividad.

Paulina Bobadilla, fundadora de Mamá Cultiva, encontró la inspiración en un vídeo de una niña enferma de epilepsia de nombre Charlotte. En dicho vídeo se muestra su notable mejoría gracias al consumo de aceite de cannabis. Desde ese mismo momento, Paulina, que solo había tenido un vago contacto con la marihuana cuando tenía 18 años, no dudó ni un segundo en acudir a la planta para tratar los problemas de su hija.

En primer lugar tuvo que recurrir al mercado negro para poder obtener el producto, debido a su prohibición. Anteriormente le daba a su hija siete anticonvulsivos diferentes. Desde que probó el aceite de marihuana, se los ha retirado y su estado es infinitamente mejor, habiendo conseguido que se desempeñe en el colegio con total normalidad y que la relación con su madre sea ahora mejor que nunca.

Este movimiento de madres activistas nace del deseo por una sociedad mejor. No buscan lucrarse, tampoco demandar la legalización del cannabis para un fin recreativo, sino que pelean por el porvenir de sus hijos, para que vivan mejor el resto de sus vidas y puedan llevar una vida normal a través de un tratamiento natural sin tener que recurrir a químicos industriales.

Compartir